• Tibiboo

¿Los perros pueden ser celosos?


Inmediatamente respondemos que sí, los perros pueden ser celosos. Aunque se trata de un sentimiento puramente humano, ya sea hacia otras personas o cosas, en realidad es más bien un sentimiento de envidia. 


¿Cómo detecta este sentimiento en un mascota?  y, por supuesto, ¿Cómo nos aseguramos de que no vaya demasiado lejos?

En este blog, encontrarás la respuesta a todas tus dudas.


Situaciones que pueden poner celoso a un perro


Celos hacia un bebé

Antes de que la futura madre de la familia se dé cuenta de que algo está sucediendo en ella, ¡el perro ya lo sabe gracias a su súper talento!. De hecho, las mujeres embarazadas liberan feromonas que, independientemente de su raza, el perro habrá percibido. 


Por lo que, el perro tenía un lugar guardado en la familia, tal vez incluso bastante importante si la pareja no tiene hijos hasta ahora, y ahora todo se cuestiona. 

Puede que ya no tenga derecho a tantos paseos interminables, o al menos no tan a menudo como antes. O a veces lo rechazamos un poco porque uno de los dos padres está lavando o cambiando al bebé, y se tiene miedo al hocico, cola o patas, incluso si se hace sin querer. 


Y la frecuencia de los abrazos también puede experimentar una disminución significativa que no se pierde en el perro. En este caso, como cualquier ser humano, la sensación de celos se produce hacia el bebé, lo que por supuesto no es algo bueno.


Celos de un perro hacia otro perro e incluso de un cachorro

Una vez más, esta nueva llegada puede ser inquietante para el perro que ya está dentro de la familia. Tendrá que compartir la ternura de sus dueños, y si hace algo estúpido, sin duda será regañado con más severidad. Como la atención de los dueños es necesariamente menor hacia él, naturalmente puede ponerse celoso del perro recién introducido en la familia, incluso si se trata de un cachorro donde sería normal pensar que se mostraría más compromiso. 

Además, aun sería peor si i lo que le pertenecía, como el cuenco, o sus juguetes, su correa, etc., se le fuera  quitado para compartirlo con el "niño nuevo".


Celos del perro de un gato

Ya generalmente los perros y los gatos no se llevan bien (pero todavía hay muchas familias en esta situación y todo va muy bien), ¡y los propietarios se atreven a traer a su peor enemigo a la familia!. Es probable que ocurra el mismo fenómeno si el perro se siente descuidado y si los dueños no intervienen para volver a colocar al gato en su lugar, lo que tiende a sentirse fácilmente en todas partes. 



Y por supuesto, también hay otros casos

- Perros celosos del cónyuge

- Perros celosos del hijo o  hija (que no sean bebés)




¿Cómo saber si un perro es celoso?

El perro celoso, aunque, como hemos dicho antes, es un sentimiento puramente humano, su comportamiento será similar al de un niño.

Por ejemplo, si una madre le está dando el biberón al bebé que lleva en sus brazos, es posible que el perro de repente quiera arrodillarse o pedir una caricia. 

Con otro perro o un gato, si es acariciado, llegará de inmediato para empujar un poco al nuevo y recibir a su vez una caricia, que considera que merece.


Si es un perro obediente y sociable , no debería haber ningún problema. Sin embargo, en caso de un cambio en el comportamiento del perro (preocupación, pérdida de la confianza de los dueños, etc.), y especialmente si se vuelve agresivo, es aconsejable consultar a un veterinario, quien decidirá si es necesario o no llamar a un entrenador canino. 

Recuerda que si te sientes amenazado de ataques de tu perro y, por lo tanto, si tienes alguna duda sobre su cambio de actitud, considérelo una emergencia veterinaria.


¿Cómo evitar que el perro se ponga celoso?

Para que un perro no esté celoso de un bebé, otro perro o un cachorro, o incluso un gato, es necesario mantener exactamente el mismo comportamiento con él que antes de la nueva llegada:


  • Hazle una presentación con el recién llegado

  • Llévalo a caminar tanto como antes, y tanto como sea posible con el bebé, el otro perro o cachorro, o incluso el gato si este último acepta.

  • Tienes que abrazarlo tanto como antes

  • Debemos evitar el empuje cuando esté cerca del bebé



Para concluir, podemos decir que existe una clasificación de razas según la inteligencia de los perros. Como tal, un animal más inteligente que el promedio los comprenderá mejor que otro y se adaptará fácilmente. Por lo tanto, corresponde a los propietarios estar atentos al posible cambio en el comportamiento de su perro, ya sean celos, miedo, agresión o incluso un proteccionismo excesivo del recién llegado.