• Tibiboo

Guía para ir con tu perro a la nieve. By Tibiboo-Préstame tu perro



¿Quieres disfrutar de un viaje o de un día en la nieve con tu perro? Sigue leyendo para aprender todo lo que debes saber para disfrutar de ese rato con tu mascota.

Antes de hacer cualquier actividad fuera de lo común con tu perro, debes asegurarte de que este tiene su salud en buen estado. Lo ideal sería hacerle una visita al veterinario para asegurarte de que todo va bien.

Aunque los perros toleran muy bien el frío hay que tomar una serie de precauciones para evitar resfriados o cualquier otro problema que pueda suceder durante el viaje.

Antes de todo, comencemos con los perros más sensibles al frío.


PERROS SENSIBLES AL FRIO

  • Perros mayores

Si tu perro tiene más de 8 años tienes que prestarle mucha atención ya que ya no es un perro “joven”, y esto puede provocar que tenga algunas debilidades en el organismo. Esto no significa que tu perro, por ser mayor de 8 años, no pueda ir a la nieve, simplemente hay que hacerle un chequeo en el veterinario antes de ir, y durante el viaje prestarle bastante atención para que no se produzca ningún problema.


  • Cachorros

Al ser aún muy pequeños, los cachorros son más frágiles que los perros un poco más adultos ya que tanto su organismo como su cuerpo aún no están completamente desarrollados. La mayor preocupación en este caso, sería que su aislamiento contra el frío aún no este bien desarrollado y con lo cual, que no sea funcional.


  • Algunas razas que provienen de climas cálidos

Normalmente, los perros pequeños provienen de zonas donde el clima es más cálido o simplemente menos extremo. Por esto mismo, su sistema inmunológico no está preparado como el de un Husky Siberiano por ejemplo. No obstante, este problema se puede arreglar con un buen abrigo que les mantenga calentitos y aislados del frío.


  • Perros con el pelo corto o poco pelo

Los perros con el pelo corto o con poca densidad de pelo también son muy sensibles al frío.


  • Perros enfermos

Como hemos mencionado antes, es muy recomendable que tu perro le haga una visita al veterinario antes de lanzarse a la aventura que es ir a la nieve para ellos. No es nada oportuno que tu perro viaje a un lugar que tiene una temperatura tan baja, como es la nieve, si no esta bien de salud.

En el caso en el que tu perro sufra algún tipo de enfermedad crónica (artritis por ejemplo), es mejor que no viaje a lugares con un clima tan frío ya que podría empeorar su estado de salud.

PERROS DE NIEVE MAS COMUNES EN EL MUNDO

Como mencionábamos antes, ciertas razas de perros son muy sensibles al frío tanto por genética como por ciertas enfermedad que poseen. No obstante hay otras razas que son perfectas para ir a la nieve:

  • Husky Siberiano

  • Malamute de Alaska

  • Chow Chow

  • Akita Inu

  • Eurohound

Todas estas razas provienen de lugares en los que las temperaturas son muy bajas, es por esto que se lo pasarán en grande yendo a la nieve con la familia. ¡Se sentirán como en casa!


CONSEJOS

  • Cuida sus almohadillas

Para los largos paseos o si tu perro tiene las almohadillas de las patas más sensibles, puedes comprar un protector (crema) de almohadillas. Es conveniente que compres uno especial para canes ya que la vaselina, por ejemplo, se puede remover, pero esta no. Al andar por la nieve, el frío y la humedad pueden provocar pequeñas grietas en esta zona. La mayoría de las cremas mencionadas antes contienen vitamina E, que les ayudará a cicatrizar la piel sin dolor y en muy poco tiempo.

Una solución alternativa son las botas de nieve para los perros. Permiten que tu perro este bien agarrado al suelo, evita que se desestabilice (sobretodo en zonas con hielo), protegen muy bien las almohadillas, son muy faciles de quitar y poner ya que llevan un cierre de velcro y mantienen el calor en las patas de tu animal.


  • No dejes que coma nieve

Cada año muchos perros mueren por la ingestion de nieve en el cuerpo. La nieve puede tener anticongelantes altamente tóxicos que pueden envenenar a tu perro. El problema es que estos anticongelantes tienen un olor y un sabor que atrae mucho a los perros. Es por esto que hay que estar muy atentos a ellos y llevar siempre agua encima para que beban cuando tengan sed.


  • Evita que se pierdan

Al estar el suelo recubierto de nieve, a los perros se les hace más difícil olfatear y seguir el rastro. Es por esto que es primordial que no los pierdas de vista. Para quedarte más tranquilo puedes comprarle un arnés reflectante o un collar reflectante. Eso les proporcionara más libertad para poder correr por todas partes y al mismo tiempo podrás seguirle el rastro, ya que verse, se verá. En Amazon venden estos collares, que sin duda, son súper necesarios para esa escapada a la nieve.


  • Protección frente al frío

Es conveniente que, pasar soportar mejor el frío y proteger la barrera de la piel, tu perro lleve el pelo más largo que en verano. Siempre puedes ayudar comprándoles un buen abrigo impermeable para mantener su calor corporal (sobretodo si están en la lista de los perros más sensibles a la temperaturas frías).


  • Después de la nieve

Después del paseo seca bien a tu perro por todo el cuerpo y por la almohadillas con una toalla. En el caso en el que esté temblando o tenga frío, seca esas mismas partes con un secador con aire templado. Si ves que sus almohadillas están un poco agrietadas aplicales algún producto reparador que contenga áloe vera.


En el caso en el que tu perro no pueda ir a la nieve por cualquier razón obvia, Tibiboo te propone una solución: inscríbete en la APP de Tibiboo para que algún voluntario cuide a tu perro de una manera totalmente segura y gratuita. Haz click aquí para acceder directamente a la web de Tibiboo y crea tu perfil.


Desde Tibiboo, esperamos haberte ayudado y proporcionado toda la información necesaria para poder pasar un fantástico viaje con tu perro en la nieve.