• Tibiboo

¿Cómo es el olfato de los perros? Tibiboo



Todos sabemos que los perros tienen un olfato claramente superior a la del humano, y es cierto. Que te los encuentres en aduanas, en lugares donde hay una búsqueda de explosivos o personas enterradas debajo de edificios durante desastres naturales no es ninguna casualidad. Incluso cada vez se ha visto más que incluso pueden ayudar a la detección de ciertos tipos de cáncer.


En este blog, os contamos todo sobre el olfato de los perros y muchas más curiosidades.



El lugar del olfato del perro funciona en el cerebro


Físicamente, el perro tiene un hocico que ocupa la mayor parte de su cabeza. Por lo tanto, su cerebro está enfocado en la percepción de olores gracias a funciones que lo monopolizan en gran medida. En comparación con los humanos, esta parte de su cerebro es, según los especialistas, al menos un 300% más alta.



El proceso de olfato


Gracias a las habilidades que no existen en los humanos, como mover las fosas nasales independientemente unas de otras, los perros pueden determinar más fácilmente de dónde proviene el olor. 

También, tienen una forma de olfatear que difiere de la respiración normal, es decir, que cuando el perro detecta un olor, interrumpe voluntariamente su proceso de respiración. 


En la cavidad nasal, el olor capturado pasa a lo largo de un hueso en forma de concha que sirve para retener el aire que contiene el olor, y evita que sea expulsado cuando el perro exhala. Este mecanismo permite que las moléculas olorosas permanezcan dentro de la nariz y se acumulen hasta que el animal las reconozca lo suficiente.



Comparación de la mancha olfativa entre perros y humanos


En la nariz, los conos óseos están cubiertos con una membrana gruesa y esponjosa que contiene la mayor parte de las células olfativas, así como los nervios que transmiten información al cerebro. 

El número de células de olor,  explica en parte por qué se estima que la capacidad del perro para detectar olores es de mil a diez mil veces mayor que la de los humanos.


En humanos : la mancha olfativa no mide más de 2.5 centímetros cuadrados, apenas del tamaño de un sello postal.

En perros : esta área, si se "desplegara", tendría al menos 150 centímetros cuadrados, del tamaño de una postal.



¿Puedes engañar el olfato de un perro?


Muchos traficantes de drogas han jugado ingenio para engañar a perros rastreadores, pero cada vez fué un fracaso. Canela, pimienta, café, perfume, nada ayuda. 

Un perro entrenado para detectar cierto olor, ya sea cannabis, cocaína, colmillos de elefantes y cuernos de rinoceronte, y por supuesto armas, encontrará el producto u objeto para el que fue entrenado, porque no se verá perturbado por todos los otros olores, centrándose sólo en aquellos que se le han enseñado a detectar.



¿Podemos desarrollar el olor del perro?


No desarrollamos el sentido del olfato del perro correctamente cuando lo entrenamos para una acción de olfateo, pero le enseñamos a rastrear un cierto olor preciso. Es completamente posible, mediante ejercicios, enseñarle a tu perro a detectar un olor particular.



¿Cómo entrenar a tu perro para rastrear un olor?


Por lo tanto, el sentido del olfato del perro está muy desarrollado e incluso es posible entrenar a tu perro para que siga el rastro de ciertos olores. 

Por supuesto, este entrenamiento requiere mucho tiempo y ejercicios. 


Estos son los pasos a seguir para entrenar a un perro a rastrear un olor:


  • Comienza dentro de tu apartamento o en tu casa, para no molestar al perro con una multitud de otros olores que no necesariamente conoce como la posible presencia de otros perros y humanos, ruidos...

  • Elige para esta primera sesión un objeto que le guste particularmente al perro, ya sea su juguete con forma de hueso u otro.

  • Lánzale el objeto y pídele que te lo traiga. Haz esto varias veces.

  • Indícale que no se mueva ni oculte el objeto, sino que le permita ver dónde lo oculta.

  • Pídele que lo recoja y te lo traiga. Dale una recompensa para que comprenda que esto es exactamente lo que quieres de él.

  • Házle oler el juguete, luego pídale que se siente o no se mueva. Esta vez escóndelo en otra habitación para que no pueda ver dónde está oculto. Pídele que vaya a buscarlo y, si tiene éxito, recompensalo.

  • Ahora que comprende lo que quieres de él, repite la operación al aire libre. 

Para ayudarlo la primera vez, oculta el objeto en la dirección del viento, para que su olor llegue más fácilmente a la nariz del perro. Una vez que lo encuentre, le pides que te lo traiga y lo felicites nuevamente.

  • El último paso es ayudarlo con alguien, independientemente de si se trata de un familiar, amigo, etc. Haz que tu perro sienta el objeto y luego se lo das a esa persona para que lo oculte. Durante este tiempo, tu perro no debe moverse y quédate con él. Luego le pides que recoja el juguete y te lo traiga. Si tuvo éxito, debes felicitarlo.


Pues, tu perro está listo para rastrear un olor porque ha entendido lo que esperas de él en este ejercicio, que para él debe seguir siendo un juego. Ahora debemos repetir la operación con diferentes objetos y, por lo tanto, diferentes olores.


Para acabar, debes tener en cuenta que los perros no tienen una visión de colores tan buena como la de los humanos, así que lo compensa en gran medida su olor tan desarrollado naturalmente.