• Tibiboo

10 hábitos que solemos hacer que los perros odian. Tibiboo


Hay muchas formas en las que actuamos hacia nuestros perros con la creencia de que lo agradecen,  pero que en realidad  no les gusta en absoluto.


A veces tendemos a humanizar a nuestros perros, su comportamiento y sus emociones. Ciertamente parte de un buen sentimiento, de la impresión (con razón) de que son miembros plenos en nuestras familias y que, por lo tanto, los sentimos muy cerca de nosotros, nos empuja a adoptar actitudes inapropiadas. Algunos de ellos pueden ser mal interpretados por nuestros perritos, o incluso odiados por ellos.


En este blog, os contaremos cuales son estas actitudes o comportamientos que a nuestros perros no les gusta. 



1. Caricias en la cabeza


A los perros no les gusta que les den palmadas en la cabeza con demasiada frecuencia. Prefieren en gran medida las caricias en la espalda o el abdomen.


2. Mirar a un perro que no conoces a los ojos


Mirar a un perro solo puede ser apreciado por él si te conoce. Si no está acostumbrado a ti, o si no es tuyo, evita el "contacto visual" que podría interpretar como un asalto. Puede reaccionar mal.


3. Hablar con tu perro


Es bueno confiar en tu perro, pero las expresiones demasiado largas y complejas pueden confundirlo. En gran medida prefiere instrucciones simples y cortas.


4. Que no juegues con él


No es suficiente solo pasear a tu perro para permitirle hacer sus necesidades o estirar las piernas. Necesita jugar, y especialmente hacerlo contigo. Estos intercambios son muy importantes para su bienestar psíquico y emocional.



5. No tener un límite


Los perros necesitan que establezcas reglas, límites. De esa manera te ven como el líder de la manada.


6. Tirarlo de la correa con fuerza


No hay nada que haga al perro más excitado y rebelde que tirar de la correa. En lugar de calmarlo, lo alientas a estirar aún más fuerte, además de estar "contaminado" por el nerviosismo de su dueño.


7. Transmitirle tu estrés


Los perros son un gran apoyo en los momentos difíciles, pero eso no los convierte en esponjas estresantes. Evita transmitirle el tuyo. Lo siente con fuerza y corre el riesgo de sufrirlo.



8. Evitar que descubra y sienta durante las caminatas


Dale tiempo para explorar sus alrededores. Necesita oler, ver, a veces tocar.


9. La nuez debajo de los abrazos


A los perros les encanta acurrucarse, pero no exageres. No son pelusas.


10. Forzarlo a conocer personas o animales que no le gustan


Definitivamente hay personas que no te gustan y prefieres evitar. Es exactamente igual para los perros. No los obligues a encontrarse con ellos si la corriente no fluye.